Fantásticos premios mujer

Zona Maco 2020 en la Ciudad de México

2020.09.25 08:00 Betonomi Zona Maco 2020 en la Ciudad de México

Zona Maco 2020 en la Ciudad de México
En el marco de la Semana del Arte en la Ciudad de México, del 5 al 9 de febrero, se llevará a cabo la feria de arte más grande de Latinoamérica que cumple 17 años desde su fundación (2002): Zona Maco.
En conferencia de prensa en el Hotel Habita, en el lujoso y moderno barrio de Polanco, en la Ciudad de México, Zélika García, fundadora de Zona Maco, aseguró: «Nunca me imaginé que Zona Maco iba a llegar a esto y que íbamos a agregar las salas de Diseño, Salón y Fotografía. Me da muchísimo gusto que haya crecido de manera orgánica».
Por su parte, Tania Ragasol, directora artística de la feria, explicó algunas de las novedades de esta edición de la feria: «Por primer año, las cuatro plataformas que la conforman, estarán reunidas juntas bajo un mismo techo. Se busca que los visitantes consuman y experimenten el arte. Este año la sección «Sur» revisará los países del sur de Latinoamérica para poner luz a artistas y galerías no reconocidos. Este año, el programa de conferencias está sumamente fantástico porque hay para todos los gustos; habrá presentaciones de libros, diversas mesas redondas y algo muy importante que nos tiene muy contentos, será la entrega del premio de residencia artística para mujeres otorgado por Casa Wabi, entre otras tantas cosas más».
https://preview.redd.it/8ir2hd11i8p51.jpg?width=1920&format=pjpg&auto=webp&s=a5be912a0eca51eadd69e211bdbb1cca9c71eec9
submitted by Betonomi to glassblowing [link] [comments]


2017.02.05 05:31 EnciclopedistadeTlon Domingo de lectura 34: A. Gorodischer, Montaigne, Dolina, Horacio, Owen y Fontanarrosa

La idea es que cada domingo elijamos al azar textos del documento online en el que cargo las sugerencias de todos.
 
 
Los textos de este domingo (tirada de números).
 
1) Ficción breve: “Acerca de ciudades que crecen descontroladamente” de Angélica Gorodischer.
Angélica Gorodischer (1928) es una escritora argentina de variada producción narrativa, especialmente conocida por sus novelas y cuentos de ciencia-ficción, fantásticos y detectivescos. La escritora estadounidense Ursula K. Le Guin ha contribuido a la difusión de su obra a nivel global.
 
2) No-ficción breve: Ensayo “De los caníbales” de Michel de Montaigne.
Michel de Montaigne (1533-92) fue un filósofo y escritor francés, humanista y moralista del Renacimiento. Es conocido por popularizar el ensayo como género literario. Sus Ensayos son algunos de los más influyentes en la historia del género.
 
3) Microrrelato: “Instrucciones para abrir el paquete de jabón Sunlight” de Alejandro Dolina, sugerido por UnexpectedPlatypus.
Alejandro Dolina (1944) es un escritor, músico, conductor de radio y de televisión y actor argentino. Es conocido por sus obras literarias y su programa radial La venganza será terrible.
 
Instrucciones para abrir el paquete de jabón Sunlight
 
(Trabajo realizado por Manuel Mandeb por encargo de la agencia de publicidad Vivencia.)
1) Busque la flecha indicadora.
2) Presione con el dedo pulgar hasta que el cartón del envase ceda.
3) Disimule. Soy un joven escritor que no tiene otra ocasión que ésta de conectarse con las muchedumbres. Usted finja que sigue abriendo este estúpido paquete y yo le diré algunas verdades.
4) Los vendedores de elixir nos convidan todos los días a olvidar las penas y mantener jubiloso el ánimo. El Pensamiento Oficial del Mundo ha decidido que una persona alegre es preferible a una triste.
5) La medicina aconseja cosmovisiones optimistas por creerlas más saludables. Al parecer, la verdad perjudica la función hepática.
6) Viene gente. Siga la línea de puntos en la dirección indicada por la flecha.
7) Escuche bien porque tenemos poco tiempo: la tristeza es la única actitud posible que los compradores de este jabón pueden adoptar ante un universo que no se les acomoda. Toda alegría no es más que un olvido momentáneo de la tragedia esencial de la vida. Puede uno reírse del cuento de los supositorios, pero éste es apenas un descanso en el camino. Uno juega, retoza y refiere historias picarescas, solamente para no recordar que ha de morirse. Ese es el sentido original de la palabra diversión: apartar, desviar, llamar la atención hacia una cosa que no es la principal.
8) Conversar acerca de estos asuntos es considerado de la peor educación. Los comerciantes se escandalizan, las personas optimistas huyen despavoridas, los maximalistas declaran que la angustia ante la muerte es un entretenimiento burgués y los escritores comprometidos gritan que la preocupación metafísica es literatura de evasión. Al respecto, mientras le recomiendo que no deje el paquete de jabón al alcance de los niños, le juro que todo lo que se escribe es de evasión, menos la metafísica: las noticias políticas, los libros de sociología, los horarios del ferrocarril, los estudios sobre las reservas de petróleo, no hacen más que apartarnos del tema central, que es la muerte.
9) Calcule 100 gr de jabón por cada kilo de ropa sucia.
10) Cuanto más inteligente, profunda y sensible es una persona, más probabilidades tiene de cruzarse con la tristeza. Por eso, las exhortaciones a la alegría suelen proponer la interrupción del pensamiento: "es mejor no pensar..." Casi todos los aparatos y artificios que el hombre ha inventado para producir alegría suspenden toda reflexión: la pirotecnia, la música bailable, las cantinas de la Boca, el metegol, los concursos de la televisión, las kermeses.
11) Separe la ropa blanca de la ropa de color. Y entienda que la tristeza tiene más fuerza que la alegría: un hombre recibe dos noticias, una buena y una mala. Supongamos que ha acertado en la quiniela y que ha muerto su hermana. Si el hombre no es un canalla, prevalecerá la tristeza. El premio no lo consolará de la desgracia. Byron decía que el recuerdo de una dicha pasada es triste, mientras que el recuerdo de un pesar sigue siendo pesaroso.
12) No mezcle este jabón con otros productos y no haga caso de los sofistas risueños. Tarde o temprano alguien le dirá: "Si un problema tiene solución, no vale la pena preocuparse. Y si no la tiene, ¿qué se gana con la preocupación?". Confunde esta gente las arduas cuestiones de la vida con las palabras cruzadas. La soledad, la angustia, el desencuentro y la injusticia no son problemas sino tragedias, y no es que uno se preocupe sino que se desespera.
Lloraba Solón la muerte de su hijo. Un amigo se acerca y le dice:
—¿Por qué lloras, si sabes que es inútil?
—Por eso —contestó Solón— porque sé que es inútil.
13) No está tan mal ser triste, señora. El que se entristece se humilla, se rebaja, abandona el orgullo. Quien está triste se ensimisma, piensa. La tristeza es hija y madre de la meditación. Participe del concurso "Vacaciones Sunlight" enviando este cupón por correo.
14) Ahora que se fue el jabonero, aprovecharé para confesarle que suelo elegir a mis amigos entre la gente triste. Y no vaya a creer el ama de casa Sunlight que nuestras reuniones consisten en charlas lacrimógenas. Nada de eso: concurrimos a bailongos atorrantes, amanecemos en lugares desconocidos, cantamos canciones puercas, nos enamoramos de mujeres desvergonzadas que revolean el escote y hacemos sonar los timbres de las casas para luego darnos a la fuga. Los muchachos tristes nos reímos mucho, le aseguro. Pero eso sí: a veces, mientras corremos entre carcajadas, perseguidos por las víctimas de nuestras ingeniosas bromas, necesitamos ver un gesto sombrío y fraternal en el amigo que marcha a nuestro lado. Es el gesto noble que lo salva a uno para siempre. Es el gesto que significa "atención, muchachos, que no me he olvidado de nada".
NOTA: Las instrucciones para abrir el paquete de jabón Sunlight fueron rechazadas.
 
4) Poesía: “Carmina III, 2” (“A sus amigos”/”Dulce et decorum est pro patria mori”) de Horacio y “Dulce et decorum est” (versión en español) de Wilfred Owen.
Quinto Horacio Flaco (65 a. C. - 8 a. C.) fue un poeta romano y el principal poeta lírico y satírico en lengua latina. Los temas que suele tratar su poesía son el elogio de una vida retirada («beatus ille») y la invitación de gozar de la juventud («carpe diem»). Tuvo vínculos con el régimen de Augusto tras el nacimiento del Imperio.
Wilfred Owen (1893-1918) fue un poeta y soldado inglés, combatiente durante la Primera Guerra Mundial. Su mentor Siegfried Sassoon fue una clara influencia en su cruda poesía acerca de los horrores de la guerra, que contrastaba con la percepción general que se tenía de la misma.
 
Carmina III, 2
 
Amigos, aprenda el joven robusto en la dura escuela de la milicia
a soportar amigablemente la ingrata pobreza, y, caballero temible,
persiga a los feroces parthos con su lanza.
 
Sufra las inclemencias del cielo, y realice tan intrépidas hazañas que,
contemplándolo desde las murallas enemigas la esposa del tirano a quien combate,
con su hija ya núbil, suspire, ¡ay!, porque su real esposo, ignorante del arte bélica,
no provoque el encuentro de león tan indomable, cuya cruenta rabia se goza en la atroz carnicería.
 
Es dulce y glorioso morir por la patria.
La muerte acosa en la fuga al cobarde,
y no perdona al joven sin arresto que vuelve al peligro las tímidas espaldas.
 
La virtud, no acostumbrada a la torpe repulsa,
resplandece por sí misma con brillantísimos fulgores,
y no toma o depone las segures al antojo del aura popular.
 
La virtud se abre paso por caminos jamás hollados,
eleva al cielo a los que ganan la inmortalidad,
y desprecia en sus atrevidos vuelos el fango de la tierra y el aplauso del vulgo.
 
El silencio fiel tiene asimismo su premio reservado.
Yo procuraré que no habite conmigo bajo el mismo techo,
ni monte conmigo en el mismo esquife el indiscreto que osó divulgar los misterios de Ceres.
Muchas veces Júpiter ofendido hiere de un golpe al culpable y al inocente,
y es muy raro que la pena, con su pie cojo, no consiga alcanzar al perverso que huye de ella acelerado.
 
 
Dulce et decorum est
 
Bent double, like old beggars under sacks,
Knock-kneed, coughing like hags, we cursed through sludge,
Till on the haunting flares we turned our backs
And towards our distant rest began to trudge.
Men marched asleep. Many had lost their boots
But limped on, blood-shod. All went lame; all blind;
Drunk with fatigue; deaf even to the hoots
Of tired, outstripped Five-Nines that dropped behind.
 
Gas! Gas! Quick, boys! – An ecstasy of fumbling,
Fitting the clumsy helmets just in time;
But someone still was yelling out and stumbling,
And flound'ring like a man in fire or lime...
Dim, through the misty panes and thick green light,
As under a green sea, I saw him drowning.
In all my dreams, before my helpless sight,
He plunges at me, guttering, choking, drowning.
 
If in some smothering dreams you too could pace
Behind the wagon that we flung him in,
And watch the white eyes writhing in his face,
His hanging face, like a devil's sick of sin;
If you could hear, at every jolt, the blood
Come gargling from the froth-corrupted lungs,
Obscene as cancer, bitter as the cud
Of vile, incurable sores on innocent tongues,
My friend, you would not tell with such high zest
To children ardent for some desperate glory,
The old Lie; Dulce et Decorum est
Pro patria mori.
 
 
Dulce et decorum est
 
Torcidos, como viejos mendigos bajo sus hatos,
renqueando, tosiendo como brujas, maldecíamos a través del lodo,
hasta que donde alumbraban las luces de las bengalas nos dimos la vuelta
y hacia nuestra lejana posición empezamos a caminar afanosamente.
Los hombres marchaban dormidos. Muchos habían perdido sus botas
Pero abrumados avanzaban sobre zapatos de sangre. Todos cojos, todos ciegos;
Borrachos de fatiga, sordos incluso al silbido de las balas
Que los cansados cañones de calibre 5.9 disparaban detrás de nosotros.
 
“¡Gas, gas! ¡Rápido, muchachos!”; un éxtasis de desconcierto,
Poniéndonos los toscos cascos justo a tiempo;
Pero alguien aún estaba gritando y tropezando
Y ardía retorciéndose, como ahogándose en cal viva…
Borroso, a través de los empañados cristales de la máscara y de la tenue luz verde,
Como en un mar verde le vi ahogarse.
En todas mis pesadillas, ante mi impotente mirada,
Se desploma boqueando, agonizando, asfixiándose.
 
Si en algún sofocante sueño tú también puedes caminar
Tras la carreta en la que lo pusimos,
Y mirar sus blancos ojos moviéndose
En su desmayada cara, como un endemoniado.
Si pudieses escuchar a cada traqueteo
El gorgoteo de la sangre saliendo de sus destrozados pulmones,
Repugnante como el cáncer, nauseabundo como el vómito
De horrorosas, incurables llagas en lenguas inocentes,
Amigo mío, no volverías a decir con ese alto idealismo
A los ardientes jóvenes sedientos de gloria
La vieja Mentira: “Dulce et decorum est pro patria mori”.
 
 
5) Historieta: Selección de viñetas de Inodoro Pereyra de Roberto Fontanarrosa.
Roberto “el Negro” Fontanarrosa (1944-2007) fue un humorista gráfico y escritor argentino. Es conocido por sus historietas Inodoro Pereyra y Boogie, el aceitoso y sus viñetas humorísticas. El fútbol fue una de sus temáticas predilectas.
submitted by EnciclopedistadeTlon to argentina [link] [comments]


2014.07.29 12:25 Txomin45 Jasenovac, el holocausto en la II Guerra Mundial no sólo fue judío

Estos días se ha vuelto a hablar del holocausto judío de la segunda guerra mundial, coincidiendo con los ataques de Israel a la franja de Gaza. Es un tema recurrente, una comparación ya muy manida. Desde el estado hebreo se utiliza el victimismo del holocausto para la justificación de que todo vale para mantener al pueblo elegido de Israel en la tierra prometida rodeada de enemigos. Para quienes critican las acciones del ejército judío, se utiliza el holocausto de forma comparativa entre lo que les hicieron a los judíos y lo que ellos están haciendo ahora.
Sin embargo, es importante señalar que si bien los judíos fueron señalados como raza a exterminar por los nazis y sus acólitos, no sólo ellos sufrieron el llamado holocausto de los campos de concentración nazis. La denominada subraza eslava, infrahumanos para los nazis, eran asesinados por comandos nazis sin deportaciones, en la propia Ucrania y Rusia ocupadas.
Y no sólo en Europa se realizaron estas matanzas indiscriminadas. Japón en China realizó verdaderas masacres como la de Nanking, donde se barajan cifras de entre 100.000 y 250.000 muertos en apenas tres meses. En esta carnicería donde los chinos eran considerados cerdos, se premiaba a los soldados que eran capaces de matar a más de 100 personas en un día con sus katanas.
Pero volviendo a Europa, si hubo una masacre realmente brutal, esa fue la que cometieron los ustachá, los fascistas croatas, en el campo de Jasenovac. Allí murieron cerca de 35.000 judíos, un número muy elevado, pero que no se acerca ni por asomo a los más de 600.000 serbios asesinados en ese campo. También hay que señalar que a partir de 1942 los judíos eran enviados a Auschwitz por lo que no morían en ese campo.
Y los métodos que se utilizaron en Jasenovac eran especialmente brutales. Es cierto que en Mauthausen se hicieron barbaridades como desangrar hasta la muerte a prisioneros para obtener sangre para los heridos alemanes del frente oriental, o las burradas contra las mujeres en el campo de Buchenwald donde se hacían lámparas con la piel tatuada de prisioneras asesinadas, pero lo de Jasenovac no se quedó atrás. La tasa de supervivencia en Jasenovac era inferior a otros campos más famosos como Auschwitz o Treblinka.
Ahí apareció el srbosjet, o cortaserbios, una especie de muñequera de cuero con un cuchillo corto. Se agarraba a la víctima de la frente y se degollaba al prisionero en un movimiento rápido. En verano de 1942 se deportaron al campo 10.000 campesinos serbios. Se organizó un concurso para ver quien era capaz de asesinar a más prisioneros. El premio: un reloj de oro y un cerdo asado. El ganador: un tal Petar Brzica. Su record: 1.360 serbios asesinados en un día.
Adjunto aquí un testimonio de aquella matanza, especialmente estremecedor:
*El Franciscano Pero Brzica, Ante Zrinusic, Sipka y yo apostamos para ver quién mataría más prisioneros en una noche. La matanza comenzó y después de una hora yo maté a muchos más que ellos. Me sentía en el séptimo cielo. Nunca había sentido tal éxtasis en mi vida, después de un par de horas había logrado matar a 1.100 personas mientras los otros pudieron matar entre 300 y 400 cada uno. Y después, cuando estaba experimentando mi más grandioso éxtasis, noté a un viejo campesino parado mirándome con tranquilidad mientras mataba a mis víctimas y a ellos mientras morían con el más grande dolor. Esa mirada me impactó en medio de mi más grandioso éxtasis y de pronto me congelé y por un tiempo no me pude mover. Después me acerqué a él y descubrí que era del pueblo de Klepci cerca de Capljina y que su familia había sido asesinada y enviado a Jasenovac después de haber trabajado en el bosque. Me hablaba con una incomprensible paz que me afectaba más que los desgarradores gritos a mi alrededor. De pronto sentí la necesidad de destruir su paz mediante la tortura y así mediante su sufrimiento poder yo restaurar mi estado de éxtasis para poder continuar con el placer de infligir dolor.
Lo apunté y lo hice sentar conmigo en un tronco. Le ordené gritar: ‘¡Viva poglavnik [caudillo] Pavelic!’, o te corto una oreja. Vukasin no habló. Le arranqué una oreja. No dijo una palabra. Le dije otra vez que gritara ‘¡Viva Pavelic!’ o te arranco la otra oreja. Le arranqué la otra oreja. Grita: ‘¡Viva Pavelic!’, o te arranco tu nariz y cuando le ordené por cuarta vez gritar ‘¡Viva Pavelic!’ y lo amenacé con arrancarle el corazón con mi cuchillo, me miró y en su dolor y agonía me dijo: ‘¡Haga su trabajo, criatura!’ Esas palabras me confundieron, me congeló, y le arranqué los ojos, le arranqué el corazón, le corté la garganta de oreja a oreja y lo tiré al pozo. Pero algo se rompió dentro de mí y no pude matar más durante toda esa noche.
El franciscano Pero Brzica me ganó la apuesta porque había matado a 1.360 prisioneros y yo pagué sin decir una palabra.
Mile Friganovic*
El asesino Petar Brzika escapó a Estados Unidos, donde al parecer en 1970 se le perdió la pista... ¿Nadie le detuvo antes de esa fecha cuando al parecer sí se seguía su pista?
A los serbios se les asesinaba cortándoles la cabeza con sierras, a mazazos con pesados martillos. Se les arrojaba atados vivos al río Sava, se les quemaba vivos en los hornos crematorios o en grandes hogueras, o arrojados en piletas de cal viva. La brutalidad no tuvo límites. Los métodos más tecnológicos de las cámaras de gas apenas funcionaron en el campo croata.
Pero lo peor de estos campos de concentración no era lo que pasaba en ellos, sino la permisividad de la población.
Lo que ocurría era conocido por la población alemana, croata o de otros países donde se establecieron esos campos. Los prisioneros salían de los campos y eran utilizados como mano de obra esclava. La población lo justificaba porque su juventud, la juventud alemana y de los países del eje, estaba luchando y muriendo en el frente del este. Se conocía la existencia de esos prisioneros, pero se evitaba hacer preguntas. ¿Qué pasaba con los que se rechazaban en las fábricas? No hacía falta ser muy listo para saber que esa mano de obra repudiada no volvía a los campos para ser mantenida allí sin más, y más aún cuando la población civil alemana pasaba penurias.
El considerar a los prisionero infrahumanos, subrazas, el creer que sustituían a trabajadores alemanes y de otros países que estaban luchando en los diversos frentes de guerra y el pensar que a los prisioneros alemanes se les trataría igual hacía que la población mirara hacia otro lado. ¿Es diferente lo que está pasando ahora en Gaza? Volvemos a la comparación. Vemos las fotos de los soldados hebreos llorando la muerte de un compañero en un conflicto que ha estallado por la muerte de tres jóvenes en manos de radicales, y la consecuencia es que los niños israelíes firman las bombas que se arrojarán sobre Gaza.
Y al final de la guerra, llegó la venganza. Decenas de miles de militares fascistas italianos y croatas fueron asesinados arrojándolos vivos a miles de simas en la zona del Carso, en la frontera entre Yugoslavia e Italia, en la conocida como masacre de las foibe (foibe significa sima). ¿Acaso no se repite esta venganza en Israel en cuanto los palestinos tienen ocasión? Quien siembra vientos recoge tempestades.
Como en aquella ocasión, decenas de inocentes están siendo asesinados, la población mira hacia otro lado, una minoría ruidosa jalea la matanza, y las víctimas en cuanto tienen ocasión, se vengan. Y cuando el odio es el que justifica la carnicería, el sadismo y la crueldad no tienen límites.
Repetimos la historia.
Por último. El responsable de aquellas matanzas en Jasenovac, el líder ustachá Ante Pavelic, ¿sabéis donde murió? En un país que le dio asilo e impidió que se le juzgara por sus crímenes. En Madrid en 1959. Se escapó de Croacia a Austria y de allí llegó a Roma, donde la Iglesia Católica le ayudó a llegar a Argentina y cuando en 1957 este país iba a extraditarlo encontró refugio en España. Es de señalar que el régimen ustachá era aparte de fascista, ultracatólico.
Toda la brutalidad de este y otros campos queda recogida en la novela "El pacto con la muerte de Emil Kosztka" al que se accede pinchando aquí
Si quieres conocer más sobre mí, puedes leer mis novelas, (puedes informarte aquí) de estilo variado, desde el humor de "Por un puñado de polvos" hasta el género fantástico de "La muerte de Adam", pasando por la novela policíaca de "Crimen perfecto" o "El sueño español, sí se puede", sobre la corrupción en España, recientemente publicada. En junio publiqué, "El final de la cuenta atrás" sobre la posibilidad de un ataque nuclear sobre Nueva York. Y mi última novela, "El pacto con la muerte de Emil Kosztka", un recorrido por la II guerra mundial desde los ojos de un profesor de matemáticas judío.
Accede al archivo original aquí
submitted by Txomin45 to Spanish [link] [comments]